*

Deportes

Portada  |  30 julio 2020

El “Santo” llevó su reclamo sobre el ascenso a Primera al Tribunal de Arbitraje Deportivo

San Martín (T) apostó su dinero a un estudio de abogados y llevó su reclamo al TAS en busca de lograr el ascenso a Primera.

Contradicciones de un boletín. Finalización de la temporada con premiaciones para los de primera clase y postergación para los de segunda. Trato no igualitario. El intento por imponer una definición arbitraria. Y el indulto por los descensos. El no reconocimiento al mérito deportivo y al trabajo dentro del campo. Especulaciones mediáticas, reclamos e incertidumbre en medio de la pandemia. Angustia, silencio, renuncias y denuncias de obediencia. Dirigentes alineados, unos pocos enojados. Clubes cerrados. Fantasmas políticos al paso. Instituciones sin definiciones y a la espera de protocolos. Entrenadores y jugadores sin certezas. El 30 de junio que dejó sus esquirlas. Ciento de contratos vencidos y la apertura de un mercado propenso para oportunistas. La argumentación de San Martín de Tucumán para ganar el ascenso en el tribunal de la FIFA. La respuesta de la AFA. Las cartas fueron echadas y aguardan por una justa sentencia.

San Martín de Tucumán obtenía el mejor puntaje de la Primera Nacional cuando se dio por finalizada la temporada en el boletín de AFA N° 5768, fechado el 27 de abril. Y si bien esto no le daba boleto directo a la máxima categoría, ya que el reglamento marca una final entre los líderes de cada zona, se consideraba justo el reconocimiento frente al contexto de pandemia mundial y la imposibilidad de volver a jugar en el corto plazo. Lo mismo cuenta para Atlanta, que lideraba en la otra zona. Para la Asociación del Fútbol Argentino existían dos opciones: premiar a los equipos con mayor mérito deportivo hasta el momento o declarar el torneo desierto -como sucedió, por ejemplo, en la Liga de Holanda-. No había lugar a una tercera opción, pero fueron por ella. El escrito legal habla de finalización -ni suspensión ni interrupción-. Y este punto obligaba a tomar decisiones concretas sobre ascensos y descensos. Así lo entienden los estamentos de FIFA y CONMEBOL. Y también lo dictó el Comité Ejecutivo de la AFA, cuando confirmó que la temporada 2019/20 otorgaría esos dos boletos estipulados a Primera División. Al mismo tiempo que decidió premiar a los equipos que hasta el momento obtenían clasificaciones a las copas internacionales y anuló los descensos en todas las categorías. Aquí el primer acto discriminativo y que figura válidamente en el argumento tucumano frente al Tribunal de Arbitraje Deportivo (TAS), con sede en Lausana, Suiza.

Trato no igualitario. Antirreglamentario en términos jurídicos. Para definir ascensos se empezó a hablar de formatos que no están escritos en ningún reglamento. Y por eso, la respuesta de Roberto Sagra, presidente del equipo tucumano, no tardó en hacerse escuchar. De no proteger los intereses de su institución, entendió que sería despojado de la chance de regresar a la categoría superior. Oportunidad que le llegó a través de una apuesta arriesgada en lo económico y el destacado trabajo de su plantel y cuerpo técnico durante las 21 fechas que se disputaron. Obtuvo el 70% de los puntos. Sin beneficencias. Al contrario, incluso con perjuicio arbitral en el último juego en Adrogué. Los árbitros son un tema aparte. Muy importante a la hora de competir.

A la hora de proteger a quienes corrían riesgo de irse al descenso no se discriminó la categoría. Previo a la extensión del mandato de Claudio Tapia hasta 2025, el liderazgo de Marcelo Tinelli en la nueva Liga Profesional del Fútbol y el reparto de nuevos cargos, se benefició a equipos poderosos de Primera División y del Ascenso. El válido argumento de resguardar a los clubes en medio de la crisis económica salvó a equipos de cercanía como Barracas Central y Mitre en la segunda categoría, quienes la peleaban con Nueva Chicago y corrían riesgos. Dado este contexto, desde Tucumán apuntaron sus cañones contra Pablo Toviggino, actual Secretario Ejecutivo de la Asociación del Fútbol Argentino y señalado como brazo ejecutor. Un intercambio que terminó en una disputa legal. Más tarde, con Sagra como ganador en el tribunal de la casa madre.

 

Fuente: Tyc Sports

Comentarios