*

Internacionales

Portada  |  26 octubre 2020

Examen ginecológico forzado a pasajeras tras el hallazgo de un recién nacido en el baño de un aeropuerto

Ocurrió en la capital de Catar, donde rige la ley islámica, que castiga duramente a las mujeres que quedan embarazadas fuera del matrimonio.

Varias pasajeras fueron examinadas por la fuerza tras el hallazgo de un recién nacido prematuro abandonado en los baños del aeropuerto de Doha, la capital de Catar, según noticias de prensa confirmadas por la AFP.

El aeropuerto se ha limitado a decir que se pidió a las mujeres que "participaran" en las iniciativas para localizar a la madre del bebé, que está vivo, según un comunicado.

No se ha especificado de cuántas mujeres se trata. Tuvieron que desembarcar de aviones y fueron trasladadas a ambulancias donde se les hicieron pruebas para saber si habían dado a luz recientemente.

"Obligaban a las mujeres a someterse a exámenes corporales, principalmente a la prueba de Papanicolaou por la fuerza (un frotis)", declaró este domingo a la AFP una fuente en Doha que fue informada de una investigación interna sobre el incidente.

El aeropuerto internacional de Doha afirmó que "el personal médico expresó su preocupación a las autoridades del aeropuerto sobre la salud y el bienestar de una madre que acababa de dar a luz y pidió que la localizaran antes de que partiera".

"Se ha invitado a participar en la búsqueda a las personas que tuvieron acceso al sector del aeropuerto donde se encontró al recién nacido", añadieron las autoridades aeroportuarias sin precisar qué se pidió concretamente a las mujeres ni su número.

Los hechos, de los que informó la televisión australiana Seven News, ocurrieron el 2 de octubre y fueron dados a conocer por pasajeros australianos.

Debido al incidente, uno de los vuelos, el QR908 de Qatar Airways con destino a Sídney, llegó cuatro horas tarde, según el sitio de vigilancia Flight Radar 24.

Mujeres de otros países y vuelos fueron sometidas a pruebas similares. El incidente está siendo investigado en Catar, según Seven News.

El aeropuerto de Doha pidió el domingo a la madre del bebé que se presentara, dando a entender que las pruebas han sido en vano.

"El recién nacido sigue sin haber sido identificado, pero se encuentra bien de salud y en manos de personal médico y social", informó el aeropuerto, que pide a cualquiera que tenga información sobre la madre que la provea.

El ministerio de Relaciones Exteriores y de Comercio de Australia declaró a Seven News que había "comunicado oficialmente a las autoridades" de Catar su "grave preocupación por el incidente".

En Catar rige la ley islámica, que castiga duramente a las mujeres que quedan embarazadas fuera del matrimonio.

La compañía Qatar Airways ha declinado comentar lo ocurrido. (AFP)

Comentarios